martes, 22 de diciembre de 2009

Cuento infantil de Navidad

Había una vez un patito feo, más bien muy... pero que muy feo, era un Ferrari de Open slot. Era tan feo, que lo regalaban con una revista. Los coches de la vitrina, mejor fabricados, se metían con él:
-Mira que eres feo!!!.. Le decía el 250 GTO de Fly,... tu no puedes ser un Ferrari!!!
-Eres más feo que un 2 C.V... le increpó un C4 de Ninco.
-Mira si eres feo que te metieron en una caja de cartón... le recordó el Porsche 935 de Carrera.


Incluso los coches de la maleta, los preparados para competir se metían con él...
-Menudo engendro de plástico mal pintado eres... dijo el 962 de Slot.it
El pobre Ferrari de Open Slot estaba abatido, triste, se sentía avergonzado al estar junto a aquellas bellezas de coches con las que compartía vitrina, el Mercedes W196 de Cartrix, el 300 SLR de Superslot, el 360 GTC, el Ford GT40 de FLy, etc....


Todas las noches el patito feo soñaba con ser una verdadera máquina de competición y demostrar que es un verdadero Ferrari, que ser un Ferrari se lleva dentro, se lleva en la sangre y seguramente don Enzo estaría orgulloso de él.
Pero éste coche había tenido suerte, ya que entre todos sus hermanos que habían sido repartidos en revistas por los kioskos, él había caído en manos de Miquel "Geppetto " Criado, un grandísimo preparador de coches, gran piloto y mucha mejor persona. Al mirarlo vió rápidamente que era un coche especial, que no había 'nacido' para ser destrozado en las manos de un crio en una pista casera de slot, o ser utilizado como despiece para otros coches, y mucho menos para hacer pruebas de pintura o de Scrach & building... él había nacido para correr!!.
Ferrarista de pro, decidió hacer de él un verdadero coche de carreras, una máquina veloz y fiable capaz de batir a las más poderosas máquinas en la pista y demostrar que cualquier coche puede ser capaz de ser un campeón. Solo hay que creer.....


Miquel desmontó el malformado coche, pero no sabía por donde comenzar, así que optó por retocar la carrocería. Limó su interior ligeramente, le hizo un ligero ‘lifting’, la liposucción...... vamos, tubo más trabajo que el cirujano plástico de Belén Esteban. Con todo, le había rebajado ya unos 15 gramos. El patito feo se sentía más ligero, más ágil, más rápido de movimientos sin esos gramos de más de carrocería, ya que más que una carrocería, parecía que llevaba una coraza.
Pero no terminó aquí la cosa, como buen Ferrari ,fue pintado con los colores característicos de la Scuderia, el rosso corse característico de los coches italianos. Además, se le pintó de cromado la rejilla trasera central superior y negro las que simulaban las de carbono en los laterales inferiores. Poco a poco se parecía a un verdadero Ferrari FXX sacado de la misma Maranello.


Pero en realidad, una vez puesto en pista, seguía siendo el mismo patoso coche que era. El chasis era obsoleto, era incapaz de hacer bien las curvas y se salía con mucha facilidad.
Pero el bueno de Geppetto se había propuesto hacerlo un coche ganador, así que cogió su caja de herramientas, miró el material que tenía para preparar las más veloces máquinas de competición y empezó a trabajar.


Sin duda alguna estaba delante de un gran reto, pero estaba convencido de que lo conseguiría.
Lo primero que le hizo fue adaptarle una cuna Slot.it lineal, pero el chasis fue recortado y reforzado para poder adaptar una cuna en Sidewinter y en Anglewinter. Se reforzó la zona del chasis donde se apoya la cuna para que fuese más rígido, la cabeza de los tornillos se escondían en un rebaje para que no rozara en la pista y pudiera ir lo más bajo posible, con un centro de gravedad más bajo y así poder pasar más rápido las curvas.
Disponía del material calibrado más avanzado, ejes y llantas Sloting Plus ‘belliiiiiiiiiiiiisimas", más a corde con los coches del caballino rampante.


No contento con lo que ya llevaba, le montaron un verdadero motor de competición, un nc-5 de Ninco capaz de explotar el potencial que este feo Ferrari de Open Slot llevaba dentro.
El comportamiento en pista había mejorado notablemente, pero seguía teniendo problemas en la zona delantera, seguía haciendo rectos. Pero no pasa nada, Miquel se había puesto manos a la obra, creó un tren delantero completamente nuevo para que ya no sucediera más, además, cambió la guía y la dejó limadita para que la fricción con el carril fuese menor y no frenara tanto al coche. Para finalizar, calzó el tren delantero con unos neumáticos de grip cero, y los traseros con unos Spirit de competición, como los de la maleta.


Después de muchas horas de trabajo por parte de Miquel 'Geppetto' Criado, el patito feo se había convertido en un verdadero cisne, un coche de competición.... como siempre había soñado de pequeñito el feo Open Slot.



Adeu y gasssssssss

PD: gràcies Miquel

4 comentarios:

DEMO dijo...

FANTÁSTICA..., fábula, no, fabulosa forma de contarnos la preparación de un coche; original y fresca y con unas fotos ad hoc de este antiguo "Plastiocchio (do cú)" convertido en, cuando menos, una rapidísima máquinilla de afeitar tiempos.

Las llantas de Sloting le quedan pintipí, qué bonitas!!

Gracias por tu tiempo, originalidad y toque, FELICES FIESTAS.

Miguel Gómez dijo...

PERFECTO Joan no tengo palabras, me ha encantado, la forma de expresarlo me ha encantado!!

GRACIAS

Waskalas dijo...

plas plas plas plas... me has dejado sin palabras, noo se qué me gusta más la preparaciión del coche o cómo nos la has contado.
Enhorabuena chaval.

Bolitas y espumillón

Joan-er-cunyao dijo...

Wenas!!! Racias chicos por vuestros cometnarios...
Adeu y gasssss